En el siglo pasado había una tradición que consistía en tomar fotos de los difuntos, pero antes de eso los maquillaban y les pintaban los parpados, este siniestro ritual tiene una historia macabra oculta.

Era común que las familias tuvieran muchos hijos y que algunos murieran antes de cumplir cinco años. En esta imagen, la niña más pequeña había muerto.

Fotografiar a los seres amados después de que han fallecido es algo que puede parecer morboso hoy en día, no obstante en la época de la Inglaterra victoriana, esa era una forma de honrar a sus difuntos y mitigar la pena y dolor causado por el duelo.

 

 

La Novia, vendrá por ti…

Próximo estreno en Cines.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.