El muertito la mandó a la cárcel

0
795

El Diario Daily Mail dio a conocer un singular caso que ocurrió en Texas, Estados Unidos cuando Ramón Sosa, un entrenador iba a hacer asesinado a petición de su esposa, quien estaba dispuesta a pagar $38,000 pesos (2,000 dólares) . Sin embargo, esta mujer tuvo una mala decisión a la hora de elegir a la persona que la ayudaría a llevar a cabo ese crimen, porque contrató a un hombre que resultó ser amigo de su esposo. María Lulú y Ramón Sosa se casaron hace 10 años y hace 7 abrieron un gimnasio que les trajo además de problemas financieros, la ruptura de su relación con la solicitud de divorcio por parte de ella. El amigo le contó el siniestro plan que tenía María Lulú en contra de Ramón y planearon una estrategia para evitar ese plan. El hombre que supuestamente acabaría con la vida de Ramón llevó un micrófono oculto para poder grabarla mientras explicaba el modus operandi y ofrecía la recompensa. Efectivamente sucedió así y esa grabación la presentaron a la Policía del Condado de Montgomery y, con el apoyo del FBI, los oficiales idearon una emboscada. Maquillaron a Ramón Sosa para que pareciera que había fallecido por un disparo en la cabeza, le pidieron que se tirara sobre una fosa cavada en el desierto y fotografiaron esa presunta ejecución. Al presentarle las fotografías a María Lulú finiquito el trato. Tras su arresto, María Lulú se declaró culpable de solicitar un asesinato y fue condenada a 20 años de prisión. Un caso que parecería sacado de una película, no crees?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.