La Leyenda del Reloj de la Muerte.

147

Una de las leyendas más populares del Estado de Jalisco, concretamente de Guadalajara, es la leyenda del Reloj de la Muerte, la cual surgió en el periodo de atención a los niños sin hogar. Todo comenzó cuando se ordenó traer desde Europa uno de los primeros y más grandes relojes que se pondría en la fachada principal del Hospicio, esto con el propósito de agregarle un bello ornamento al lugar y también para que las personas que transitaban por el lugar pudieran saber la hora, durante las primeras semanas cuando se colocó el reloj, todo transcurrió con normalidad, funcionaba a la perfección y cada 60 minutos hacía sonar sus campanas que anunciaban la hora, pero esta normalidad sería pasajera ya que el reloj comenzó a tener fallas, se paraba y después volvía a funcionar con total normalidad, sin ninguna causa aparente, y aquí nace ésta leyenda del reloj del Hospicio cabañas a mediados del siglo XX, cuando la ciudad se encontraba en pleno crecimiento urbano el Obispo Cabañas acostumbraba salir a pasear de noche, con el fin de recoger niños desamparados de la calle, y una noche mientras caminaba se encontró a un monje que le dijo: ”Eres una buena persona, siempre oras y además, acabas de construir una casa para la gente más pobre, quiero decirte que esa casa va a ser destruida y habrá guerra y destrucción”. Cuando terminó de decir eso, Cabañas se dio cuenta de que hablaba con el diablo, el diablo también le dijo que sólo había una forma de salvar la casa de la Misericordia y era arrodillándose frente a él, a lo que el obispo se negó y el diablo con voz amenazante le dijo “Te vas a arrepentir” y después de decir eso desapareció y cumplió la profecía, con la llegada de la Independencia el Hospicio fue convertido en cuartel y cárcel, no lo destruyeron pero tuvo otros usos durante 18 años, el Obispo Cabañas murió en 1824 y nunca vio trabajando el hospicio como había querido y soñado, fue así que los habitantes empezaron a prestar atención a las fallas que presentaba el reloj, y se dieron cuenta que la atmósfera del hospicio estaba cambiando, sin una razón lógica que pudiera justificar los hechos, al poner atención a la falla que tenía el reloj, varias de las monjas del hospicio se percataron de un aterrador suceso que les heló la sangre cada vez que el reloj detenía su marcha por unos momentos, lo hacía también el corazón de uno de los niños albergados en ese lugar; las circunstancias de las muertes eran distintas, pero la hora siempre coincidía con el cese de la marcha del reloj, fue entonces que el reloj fue quitado de la fachada en 1952 para evitar que estos sucesos siguieran ocurriendo, el Hospicio Cabañas o como hoy es conocido Instituto Cultural Cabañas, es uno de los edificios más representativos de la ciudad de Guadalajara, se considera una de las muestras más importantes de la arquitectura neoclásica en México y en su interior se encuentran varios murales y gran parte de la obra del artista José Clemente Orozco y en 1997 por su belleza arquitectónica e importancia histórica y cultural, fue declarado patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO. Fue así que en este edificio se dio albergue a los infantes desde ese momento, hasta principios de 1980 porque cambia sus funciones para convertirse en un espacio dedicado a las artes, los niños allí albergados fueron trasladados a nuevas instalaciones del mismo Hogar Cabañas pero varios de ellos fallecieron en circunstancias misteriosas y alrededor del mito del reloj colocado en la fachada del hospicio donde las monjas encontraron la relación entre la detención de las manecillas y la muerte de los niños.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.