El Caníbal Soviético: De profesor a Asesino Serial.

418

Andréi Románovich Chikatilo nacio 16 de octubre de 1936, en Yabluchne, Ucrania, en plena época estalinista, la guerra hacía estragos y millones de personas morían, sin duda Andréi nació con la convivencia cercana a la muerte y la violencia, de carácter introvertido creció siendo un niño inseguro y lleno de complejos, en el colegio sus compañeros se burlaban de él por lo que se volvió aún más reprimido, con la referencia de la historia que le había contado su madre respecto a que su hermano mayor Stephan fue raptado por unos campesinos que lo desollaron y se lo comieron, y la situación de la década en la que nació donde la falta de alimentos hizo del canibalismo una práctica habitual, Andréi se convirtió en un asesino en serie y fue conocido por sus actos extremos de violencia física y sexual y su canibalismo feroz; considerado el peor asesino serial de la historia de la Unión Soviética, la historia contada por su madre en un inicio generó en Andréi un miedo continuo a sufrir las mismas vejaciones que su hermano pero con los años ese temor se transformó en una necesidad de disfrutar con el dolor ajeno, por sus problemas de disfunción sexual, comenzó provocando sufrimiento en niños y adolescentes ya que esto lo excitaba, su trayectoria como criminal comenzaría con el secuestro de una niña de 9 años en 1978 a la que convenció para ir a una cabaña a las afueras de la ciudad, al llegar e intentar desvestirla le hizo un arañazo y el ver brotar la sangre le causó una erección, se dice que ahí comenzó todo, Andréi también llamado “Chikatilo” o el ‘El destripador rojo’,  asesinó y mutiló a mujeres y niños entre 1978 y 1990, confesó haber cometido 56 homicidios y en abril de 1992 fue juzgado por 53 de ellos, tras ser condenado y sentenciado por 52 muertes, fue ejecutado en 1994, después de varios estudios psicológicos y criminológicos, los expertos advirtieron que el recuerdo de la visión de los cadáveres apilados en su pequeña localidad natal, Yablochnoye (Ucrania), marcó la mentalidad de este despiadado criminal, ya que durante años convivió con la muerte, entre leyendas macabras y admirando una infundada violencia, los estudios criminológicos determinarían que se convirtió en un asesino en serie ya que al matar experimentaba una tensión que lo mantenía enganchado al deseo de cometer otro asesinato que se acercara aún más a sus ‘fantasías’, a partir de ese momento todos sus asesinatos estuvieron marcados por la búsqueda del placer a través de las puñaladas, mutilaciones y gritos de terror y su climax lo alcanzaba con los actos de canibalismo que en muchas ocasiones lo llevaba a aullar de placer, Andréi murió el 14 de febrero de 1994 en Novocherkask, Rusia tras ser ejecutado por fusilamiento después de años de haber causado terror (1978-1990) y a 27 años de su ejecución sigue siendo recordado como el mayor asesino en serie de la Unión Soviética.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.