Leyendas de los fantasmas del hospital de monjas.

67

Los hospitales guardan ancestralmente historias de terror, apariciones fantasmales se hacen presentes y los sucesos paranormales están a la orden del día, sin duda guardan tristezas, dolores, angustias y pérdidas, en especial los hospitales antiguos guardan leyendas que se replican hasta nuestros días, las monjas solían dirigir los hospitales en tiempos pasados y es justo en un hospital de monjas donde surge esta leyenda, en el área donde se realizaban los laboratorios de estudio del sueño,  una noche, mientras un empleado observaba el monitor, vió a cinco pacientes quitarse los equipos de monitoreo al mismo tiempo, ante ésta situación tan extraña se dirigió a las habitaciones para averiguar qué estaba sucediendo, el primer paciente le dijo que una vieja enfermera que llevaba un gorro de monja le dijo que podía irse, ya que el estudio había finalizado, mientras que los otros 4 pacientes repitieron exactamente lo mismo, los 5 pacientes hacían referencia a una enfermera de edad avanzada y que portaba un uniforme antigüo, los cinco hacían énfasis en el hábito de monja que portaba, pero como podían describirla exactamente igual si estaban en cuartos separados de no ser cierto que la habían visto, no había forma, definitivamente los pacientes la habían visto, pero lo asombroso de la situación era que esa noche no había enfermera en la guardia, el empleado de laboratorio se encontraba solo, pero esa área no era la única que había presentado un suceso paranormal, estaba el área quizá más tenebrosa de todo el hospital, la morgue, cada vez que entrabas a la morgue se podía escuchar golpes desde dentro del congelador, era algo realmente espeluznante, en una ocasión lo escucharon 2 empleados, los 2 al mismo tiempo, uno de ellos, el patólogo quién se negó a abrir la puerta miró a los ojos a su compañero y le dijo que por ningún motivo abriera la puerta aunque los toquidos fueran insistentes, en el hospital era común que te hablaran de la leyenda de la niña muerta, se dice que los pacientes que vieron a la niña fantasma rara vez sobrevivieron, varios pacientes preguntaban quién era la niña y la señalaban refiriendo que ahí estaba presente, pocos días después fallecían, al parecer la niña que se aparecía había fallecido en un accidente automovilístico afuera de las instalaciones del hospital, también se aparecía el examinador, este fantasma caminaba por los pasillos con unos papeles en la mano y aparecía días antes de que un paciente falleciera, en la mayoría de los casos los pacientes que veían a la enfermera, a la niña o al examinador fallecían, no importando el grado de gravedad en el que estuvieran.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.