Las historias aterradoras alrededor del Mago de Oz.

38

El mago de Oz es una película musical y fantástica, producida por la Metro Goldwyn Mayer en 1939, cuenta la historia de Dorothy, una niña que sueña con viajar más allá del arcoiris, de repente un tornado se la lleva junto con su perrito toto al mundo de Oz, se dirigen por el Camino Amarillo hacia la Ciudad Esmeralda, donde vive el todopoderoso Mago de Oz y empieza la aventura para regresar a su casa en Kansas, esta película protagonizada en su versión original por Judy Garland no supera a ninguna en su tipo, su popularidad ha rebasado los tiempos y las generaciones, y a su alrededor se han tejido diversas historias, empecemos con la del Hombre de Hojalata, el actor original tuvo que abandonar la producción y no aparece en el montaje final de la película porque era extremadamente alérgico al polvo de aluminio utilizado en el maquillaje facial necesario para convertirlo en el Hombre de Hojalata plateado, de hecho se le colapsaron los pulmones y estuvo a punto de morir antes de ser sustituido, y en ese tenor hay otra historia que le pertenece a la actriz que interpretaba a la bruja malvada quién sufrió graves quemaduras al salir de Munchkinland, ya que su vestido, su sombrero y su escoba se incendiaron y le quemaron gravemente la cara y la mano,  tuvo que estar en casa durante seis semanas antes de reanudar el rodaje pero lo peor fue que el maquillaje verde que llevaba en la cara era tan tóxico que no podía comer una vez aplicado y tenía que subsistir con una dieta líquida a través de una pajita y su cara quedó verde durante semanas una vez finalizada la producción, y el terror realmente vino al final cuando se enteró que gran parte de sus escenas se cortaron en el montaje final por considerarse demasiado aterradoras para los niños, ahora hablemos de los característicos zapatos rojos de Dorothy los cuales en un principio iba a ser plateados, pero el jefe del estudio MGM, les cambió el color, los zapatos rojo rubí que Judy Garland llevaba en la película fueron donados de forma anónima al museo Smithsonian en 1979, siendo una de sus atracciones más visitadas y fueron robados por un ladrón en 2005. Tras trece años de investigación, fueron recuperados por el FBI, la mascota era una hembra de cairn terrier que interpreta a Toto, cobraba 125 dólares a la semana y ganaba más que los munchkins que eran explotados y se llevaban a casa menos de la mitad del sueldo de Toto, tan sólo 50 dólares a la semana, pero lejos de estas historias existe una realmente aterradora y es que en una de las escenas, Dorothy se encuentra con El Hombre de Hojalata y El Espantapájaros y juntos cantan “We off to see the wizard” en busca del mago de Oz a través del camino amarillo y en el fondo de la última imagen aparece una sombra que parece ser la de alguien colgado entre los árboles de lo que simulan ser el bosque de ese universo de fantasía, durante mucho tiempo circuló la versión de que uno de los actores que interpretaron a los Munchkin se suicidó en el set de filmación tras una separación, después se dijo que lo que se veía era un ave, que podría ser un faisán o un pavo real, ya que según para darle más realismo al decorado del bosque, los realizadores pidieron permiso al Zoológico de Los Ángeles para llevar al set a diferentes especies de aves que deambularon por todos lados, pero la macabra teoría del suicidio no superaría en maldad a lo que vivió Judy Garland con las actitudes de algunos de los actores con enanismo que encarnaron a los ciudadanos de Munchkinland, ya que hicieron la vida de Judy miserable al ponerle sus manos debajo de su vestido, la actriz tan solo tenía 16 años al momento del rodaje que la marcó para siempre, estas historias y las que describen muchos significados de la película como que Dorothy no llega tan lejos, pero viaja desde Estados Unidos hasta un reluciente centro urbano, solo para descubrir que está gobernada por falsificadores y poblada por tontos, que la Ciudad Esmeralda sea artificial compuesta por una masa modernista de rascacielos pintados con rayas, que la película se puede tomar como una parodia del ruido y la industrialización en el mundo actual que no lleva al público sobre el arcoíris hacia un pasado mítico, sino a una parodia estridente del presente ruidoso e industrializado, el guion de la película se burla de la idea de que el poder y la prosperidad llegan a quienes los merecen, Dorothy mata a una bruja malvada al aterrizar accidentalmente con una casa sobre ella, y mata a otra al salpicarla con agua, en ambos casos, los asesinatos son accidentes que la vuelven una heroína conquistadora, El mago de Oz es considerado una parodia del mundo actual, hacen de la película infantil por excelencia tenga un negro significado a su alrededor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.