Psicohuellas en una habitación

2125

Verónica Rodríguez nos envió esta fotografía en la que se ve plasmada una enorme y delgada mano, cuando la vio sin pensar trató de limpiarla pero no pudo hasta que de un día para otro desapareció. Además nos comenta que cuando se acababan de mudar a ese departamento, una vecina le comentó que por la ventana alguien se asomó con un rostro de odio y una mirada penetrante, en eso llegaba Verónica y su familia de la calle y le comentaron a su vecina que en su casa no había nadie por lo que no pudo haberse asomado alguna persona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.