La Leyenda de la Dama de Blanco.

218

Es una leyenda muy tradicional en Europa sobre todo en países como Bélgica, Inglaterra y España pero debido a su popularidad se ha extendido por todo el mundo. Cuenta la leyenda que una mujer vestida de blanco aparece durante un breve periodo de tiempo en alguna zona rural, su historia suele estar relacionada con alguna tragedia de carácter local, en lugares donde  han pasado tragedias suele aparecerse la dama de blanco ya que son los propicios para este fenómeno, las damas de blanco son mujeres que han perdido a sus hijos, maridos o que han sido víctimas de una traición y su espíritu vaga sin descanso clamando venganza. Pero aunque ésta leyenda sigue vigente su orígen data desde la época medieval, cuando esta fantasmagórica figura aparecía significaba que alguien cercano, de la familia o del vecindario, iba a morir. En la tradición inglesa, hay una variante y se dice que la Dama de Blanco custodiaba un tesoro, pero murió repentinamente, antes de que pudiera revelarle a alguien dónde se hallaba escondido, se dice que en el siglo XIX la dama blanca se le apareció hasta tres veces al hijo de los dueños del castillo de Blenkinsopp en Northumbria, pero es cierto que en esa parte de Inglaterra todos los castillos tienen sus leyendas de fantasmas, la dama Blanca en Gales también guarda un tesoro y cuando un hombre tuvo el valor de acercarse a ella, le recompensó con la mitad, en su avaricia, él se lo llevó todo, pero la Dama de Blanco reaccionó, y con sus poderes sobrenaturales, mató al codicioso hombre. En la capital madrileña también hay una dama de blanco que, noctámbula se pasea de noche por el techo de la casa de las Siete Chimeneas en la Plaza del Rey, se trata de Elena supuesta amante del rey que pereció en extrañas circunstancias y que, según varios testigos, sigue deambulando por las alturas de la villa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.