La Leyenda que envuelve la Iglesia de San Juan en Nayarit.

91

En México todos los 24 de junio se celebra el día de San Juan, es una festividad muy conocida y celebrada, pero en Nayarit ésta fecha tiene un antecedente y significado muy especial que da origen a una leyenda, en el cerro de San Juan aparece un pueblo y una iglesia que atrapa a sus visitantes por 25 años sin que éstos noten el paso del tiempo, dicha leyenda se originó después de que un señor entrara a dicha iglesia después de partir en busca de una vaca perdida y al salir de la iglesia cortó un par de naranjas para su esposa, sin embargo en su camino de regreso notó cambios en su alrededor, nuevas casas que no reconocía y en la suya propia lo recibía un joven que no lo conocía, se trataba de su propio hijo, ahora maduro con el paso del tiempo, el hombre intentó explicarle a su esposa e hijo cómo para él tan sólo había pasado una noche, del mismo modo, encontró que las naranjas que había cortado en el exterior de la iglesia ahora eran de oro, así es, este Señor vivía en una casa junto al cerro de San Juan, tenía muchas vacas en un corral y siempre las llevaba a comer a las laderas del cerro, una tarde, cuando el hombre regresó a su casa y contó sus vacas, se dio cuenta que le hacía falta una, por lo que esa misma noche preparó algunos víveres y se fue a buscarla, subió el cerro y caminó un buen tramo, miró hacia abajo y vio una cueva donde se encontraba un pueblo con una iglesia muy bonita, entró al pueblo y observó que había un arbolito lleno de naranjas, entró a la iglesia y al salir cortó unas naranjas para su esposa, cuando regresó a su barrio todo era extraño, había muchas casas nuevas y cuando llegó a la suya, tocó la puerta y salió un joven fuerte, aquel hombre le pregunto porqué estaba en su casa, que él ahí vivía con su esposa y su hijo y le dio su nombre, pero el joven le dijo que estaba loco, en eso salió su esposa y al verlo, sorprendida, le dijo que todos lo dieron por muerto, que lo habían ido a buscar y que jamás lo habían encontrado, el hombre quedó muy sorprendido, intentó explicar que acababa de salir de su casa la noche anterior, pero ver a su hijo ya hecho un hombre cuando lo había dejado siendo un niño lo confundía más y entonces como prueba, le enseñó las naranjas que había cortado para ella, pero tal fue su sorpresa al ver que éstas se habían convertido en oro, el hombre nunca encontró su vaca, pero pudo recuperar a su familia, y el 24 de junio en el cerro de San Juan se abre una puerta, adentro hay un pueblo y una iglesia, y el que entra ahí se queda 25 años encantado, la leyenda cuenta que, si te desvías de tu camino y ves la iglesia de San Juan, te verás muy tentado de explorar el interior ya que el ambiente cautiva a quien se acerca, adentro se oficia una misa, y quién la escucha queda atrapado para siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.