La leyenda de la casa embrujada en Orizaba, Veracruz.

52

Una de las leyendas más populares del Estado de Veracruz es la de la casa embrujada de la Sur 2, en Orizaba, esta leyenda dice que un matrimonio muy rico y que tenía unos hermosos hijos compró hace más de 100 años la hermosa mansión ubicada en la Esta y otras temibles situaciones las puedes experimentar en la casa embrujada del Pueblo Mágico, Sur 2 casi esquina Poniente 5 para vivir en ella en familia, pero su riqueza y su felicidad provocó mucha envidia, pero en especial generó una gran envidia en un hombre que logró colarse como mayordomo en su casa, este hombre se dedico a estudiar la rutina diaria de la familia, ganó su confianza y logró ser el sirviente más allegado a la familia así como la mano derecha del jefe de familia, cuando era mayordomo armó un plan para matar al matrimonio y a los hijos y una vez matándolos se quedaría con el dinero, propiedades y joyas, él sabía perfectamente lo que había en las cajas fuertes de la mansión y moría de ganas de que todo eso le perteneciera, por lo que un buen día se decidió a preparar una gran comida agregándole veneno, esa tarde la familia degusto una de sus comidas predilectas sin imaginar que sería la última comida que probarían, una vez que terminaron de comer comenzaron a sentirse muy mal y sin poder ayudarse entre ellos murieron dentro de la hermosa mansión, el mayordomo luego de matarlos se dispuso a arrojarlos a una letrina en el sótano, pero empezó a escuchar voces que le decían parece que encontraste la solución, pero, ¿qué te hace pensar que van a caber todos ahí?, se llenará rápido, ¿no crees?, esta voz empezó a enloquecer al mayordomo y por supuesto a entorpecer sus planes, pero tenía razón de nuevo; los cuerpos ocuparían demasiado espacio, entonces se le ocurrió la macabra idea de cortar los cuerpos; busco una hacha y los descuartizó a todos y ya en pedazos los arrojó al interior de la fosa, esa noche, a unas cuadras de la casa se veía un jinete, era amigo de la familia, a quien hacía tiempo le habían brindado hospitalidad en la casa, la leyenda cuenta que ese amigo dejó su caballo unas cuadras antes para ir a pie, recorrer las calles y dar la sorpresa al matrimonio, logró entrar a la casa de manera silenciosa ya que pudo notar algo extraño, olía a muerte que se desprendía del interior de la casa, y había un silencio que asustaba por lo que se dirigió al interior y fue ahí donde vio al mayordomo destrozando los cuerpos; quedó estupefacto sin poder moverse, y en esos momentos la voz regresó a la cabeza del mayordomo diciéndole ¿Lo ves?, te dije que te iban a encontrar, ahora no puedes esconderte… Entonces, el mayordomo dio un grito de desesperación de ¡No!, ¡cállate!, ¡Nadie lo sabe!, y el testigo amigo de la familia veía cómo el mayordomo se daba golpes en la cabeza, y al ver las partes de los cuerpos y la sangre le dieron ganas de vomitar, pero no podía ni moverse por el inmenso terror que sentía, y así dando un mal paso chocó con una botella que al caer dio tremendo cristalazo en el suelo, llamando la atención del asesino, en esos momentos se hicieron minutos de miedo silencioso, entonces, el mayordomo prosiguió con su fechoría para terminar de una vez; entonces, el tipo, al ver que el sirviente se retiró, cegado de miedo salió de su escondite y la leyenda cuenta que antes de salir, él tipo escucho una voz que le dijo ¿Por qué te vas?, ¿Ayúdame?, pero el amigo de la familia, lleno de miedo salió de ahí, caminó aprisa por la calle y llegó hasta su caballo para escapar lo más rápido posible, mientras tanto entrada la madrugada, el mayordomo ya había terminado de arrojar los cuerpos a la fosa y lavado el cuarto de sangre, dicen que tomó el puñal y se lo clavó en la cabeza, otra versión dice que resbaló y cayó al hoyo y ahí, herido entre la sangre y los cuerpos mutilados, se ahogó, al otro día, las calles vecinas permanecían quietas, cuando llegó la máxima autoridad presenció lo ocurrido y descubrieron el botín en bolsas de tela, decidieron ocultar toda evidencia, rellenaron y taparon el hueco de la fosa y confiscaron los muebles, se dice que la casa pasó a manos de un importante personaje adinerado de Orizaba, quien ha tratado de venderla, pero cuando los compradores ingresaban sentían mareos y vomitaban y salían corriendo, nadie pudo permanecer ahí, la casa tiene fuertes presencias paranormales las puertas se abrían solas, ruidos de pisadas en el pasillo, tener la sensación de ser siempre observado y en las noches ser despertado por aterradores gritos y lamentos, esta casa está en el Centro Histórico de la Ciudad y tiene más de un siglo deshabitada, los vecinos cuentan que está casa sigue maldita y deshabitada porque ahí ocurrió el sangriento asesinato de toda una familia y sus fantasmas no dejarán habitarla, y tú ¿te atreverías a pasar una noche en ésta mansión?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.