De la risa al miedo: Los parques de diversiones de terror.

53

Los parques de diversiones son lugares para divertirse y realizar las aventuras de adrenalina más sorprendentes, llegar a un parque de diversiones es adentrarse en un Mundo mágico y de sorpresas, pero existen algunos parques que lejos de ser divertidos son terroríficos, un claro ejemplo de esto sucede en uno de los parques más populares de Japón, en 1973, los parques de atracciones se habían convertido en los lugares más populares en Japón y un hombre llamado Makoto tenía el sueño de construir uno que realmente sorprendiera a sus visitantes, pero tenía un problema: no tenía dinero para hacerlo realidad entonces para lograrlo, buscó la ayuda de Amanojaku, un demonio del folclor japonés que cumple los deseos de quienes lo invocan pero, claro, por algo a cambio, en el caso de Makoto, el trato incluyó la entrega de su hija, con el problema económico resuelto, pronto abrió sus puertas Takakonuma Greenland, situado en Hobara, pero ese mismo día la pequeña desapareció y un par de meses después su padre apareció muerto, ésta tragedia sucedió en la apertura de este gran parque de diversiones, años después, otro empresario adinerado compró el parque que para ese entonces estaba abandonado, y lo reabrió en 1986, pero no todo fue diversión, durante los poco más de 10 años que funcionó murieron en el lugar al menos seis personas y varias más resultaron heridas en trágicos accidentes que parecían no tener explicación, los juegos eran revisados y reparados y aún así los accidentes seguían aconteciendo, además, muchos visitantes aseguraban haber visto en los juegos a una pequeña niña que misteriosamente desaparecía momentos después de que algún accidente o imprevisto sucedía, finalmente, el suceso que desencadenó que Takakonuma Greenland comenzara a ser considerado un “parque embrujado”, y a la larga cerrara nuevamente, fue el accidente de un chico que se suicidó al lanzarse desde la montaña rusa llamada El Dragón Blanco, que fue la más grande de Japón durante muchos años y en su recorrido pasaba por un bosque en donde hubo un cementerio, los amigos del joven contaron que todo el día estuvo normal, pero al entrar al juego comenzó a comportarse de manera extraña y antes de saltar lo único que dijo fue: “Voy a ir con ella” y después se tiró al vacío, su alma aún no descansa y su voz se escucha retumbar de ese lado de la montaña, también hay otro parque que tiene presencias y actividad paranormal, el parque de Lake Shawnee Amusement Park en West Virginia, aquí se hacen recorridos nocturnos que se organizan la última semana de octubre y en donde se asegura conocerán a seres que ya no son de este mundo, según la leyenda este parque que ahora luce abandonado sigue siendo un parque de diversiones para los fantasmas, este parque fue abandonado en 1966 tras la muerte accidental de dos jóvenes, aunque los lugareños aseguran que la sangre comenzó a correr en el lugar desde mucho tiempo atrás y podría ser la razón de que el sitio esté lleno de espíritus, estas leyendas sangrientas se remontan hasta la tribu de nativos americanos que ocupó esas tierras hasta 1783, cuando una familia europea quería adueñarse del lugar y desató una guerra contra los habitantes originales, en el enfrentamiento, el patriarca de la familia europea, Mitchell Clay, sufrió el violento asesinato de sus tres hijos algunos fueron quemados en la hoguera, mientras que él y sus compañeros asesinaron sin piedad a decenas de nativos, siglos después, en la década de 1920, Conley T. Snidow compró el sitio y construyó un parque de diversiones con unos columpios giratorios y un estanque para nadar. Pero la tragedia se hizo presente nuevamente y una niña murió mientras se encontraba en un columpio y una mas murió después de subir al columpio cuando la atropelló por un camión que estaba en el lugar y un niño más falleció ahogado en el estanque del parque, aún en la actualidad se pueden escuchar los columpios moviéndose como si alguien estuviera jugando con ellos asimismo se puede ver a una niña con su vestido manchado de sangre, lo cierto es que al pisar el parque se siente una extraña sensación de nerviosismo y miedo y de ser observado en todo momento, estos parques de diversiones que actualmente están abandonados siguen ocupados por sus visitantes de otro plano que se empeñan en seguir habitando éste Mundo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.