Trovants: Las piedras que cobran vida.

167

Costești es una pequeña ciudad del distrito de Argeș en Rumania, sus climas son extremosos, los veranos muy calientes y los inviernos helados, este lugar es conocido porque ahí existen unas enigmáticas piedras que crecen llamadas “Trovants”, no se sabe si estas formaciones rocosas vivas y únicas crezcan en el lugar por su clima o su subsuelo, pero cuentan con una gran capacidad de multiplicarse y aunque a simple vista parecen piedras normales, no lo son y a través de los años han sido motivo de grandes estudios, estas piedras están formadas por un núcleo de piedra dura, y el resto está compuesto de arena, como un caparazón, los datos científicos arrojan que tienen una antigüedad de 6 millones de años y en un principio eran más pequeñas y actualmente alcanzan los 10 metros y pueden pesar 320 kg, aunque no crecen rápido y pueden tardar hasta 1.000 años, las trovants fueron descubiertas a principios de los años 40, cuando se observaron diversas rocas esparcidas por el valle y que dejaban misteriosas huellas, como si se hubieran desplazado solas, estas piedras fueron declaradas monumento de la humanidad por la Unesco y siguen encerrando misterios por ahora inexplicables, aunque su crecimiento sigue siendo un secreto los científicos dicen que el misterio de estas rocas se esconde en el agua, concretamente en aquella que es rica en carbonato de calcio, esencial para hacer que la piedra crezca en presencia de agua de lluvia aunque los científicos no se han podido explicar como crean materia nueva, cuando los científicos cortaron las piedras a la mitad, pudieron comprobar que están formadas por arena cementada y sales minerales, y observaron extraños anillos, semejantes a los que se ven al cortar un árbol, lo que permite averiguar su edad es por esta razón que los expertos creen que se trata de una forma de vida inorgánica, los trovants presentan diversas formas cilíndricas, nodulares o esféricas, pero siempre tienen una superficie lisa y sin bordes, pero quizá lo más extraño de estas rocas es que puedan desplazarse, aunque los científicos argumentan que esto se debe al magnetismo o a la energía que existe en la región y se ha concluido que se forman gracias a la acumulación de carbonatos en su interior que hacen que cuando se precipita el agua sobre ellas presionen a las capas exteriores y vayan creando protuberancias que las hagan crecer, es tal el impacto que causan estas extrañas rocas que no solo son patrimonio de la humanidad sino que están protegidas por el Museo Trovant y han sido acuñadas como las piedras vivas, pero lejos de las explicaciones científicas y de los estudios de los investigadores se piensa que estas piedras tienen vida y conciencia propia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.