Mata Hari: la vida trágica detrás de la espía y bailarina.

22

Margaretha Geertruida Zelle, ​ fue una famosa bailarina y espía neerlandesa, esta cortesana mejor conocida como Mata Hari​, cautivo a los hombres con su belleza y fortaleza y con las danzas orientales con las que conquistó a toda Europa, pero detrás de esa seguridad que proyectaba estaba una mujer lastimada y envuelta en grandes tragedias desde su nacimiento en el año 1876, en su niñez fue inscrita en una escuela privada de magisterio y entrada la adolescencia su belleza empezó a causarle problemas, ya que el director de la escuela comenzó a acosarla y su tutor tuvo que sacarla de la institución, cumplió 18 años y no había terminado sus estudios, fue entonces que  Margaretha vio un anuncio en el periódico, donde un capitán del ejército de nombre Rudolf MacLeod, buscaba esposa, este capitán islandés era veinte años mayor que ella, por lo que Margaretha respondió al anuncio y después de ser entrevistada se comprometieron, se casaron meses después y se fueron a vivir a la isla de Java, pero nunca fue un matrimonio feliz, MacLeod cayó en el alcoholismo y empezó a maltratar a Margaretha, el capitán tenía un carácter muy difícil y solía ser antipático quizá por eso una persona del servicio intentó envenenar a toda la familia , causándole la muerte a su menor hijo de dos años, Norman, después de esta tragedia en 1902 la pareja y su hija Jeanne regresaron a Europa tratando de dejar atrás la terrible tragedia de la muerte de su hijo pero no lo superarían y a los pocos años se separaron, y poco tiempo después el capitán prohibió a su hija Jeanne volver a ver a su madre quedándose él con la joven, con el corazón roto, la terrible soledad sobre sus hombros y los demonios de la pérdida de su hijo en su cabeza Mata Hari se convirtió en una mujer fatal tenía a sus pies a todos los hombres de aquellos años, entre sus amantes tenía ministros, empresarios y generales, inventó el striptease como forma de danza y era toda una celebridad, de la mano de los bailes exóticos en 1915 fue reclutada por los alemanes, se dice que aquí comenzó su carrera como espía, Mata Hari estaba desesperada por volver a París, la guerra ya había comenzado y el cónsul alemán en Ámsterdam le ofreció los medios para regresar si los ayudaba con cierta información de vez en cuando, es así que nace el agente H21, Mata Hari obtenía información de los hombres poderosos con los que se relacionaba pero siempre dijo que únicamente quería obtener dinero para luego poder escapar, trabajó para Alemania, para la inteligencia francesa, en Madrid se hizo conocida de Arnold von Kalle, el agregado militar alemán. La historia posterior dice que esto fue en cumplimiento de un acuerdo previo con la inteligencia francesa, con la que se comprometió a usar sus contactos alemanes para ayudar a los aliados, Mata Hari fue descubierta en Berlín cuando se filtraron los detalles de la agente H21, se sabían direcciones, detalles bancarios e incluso el nombre de su fiel sirvienta, Mata Hari La española que creó desde Uruguay la red de espías de la KGB en América del Sur había sido descubierta y el 15 de octubre de 1917, en un vehículo militar gris salió de la prisión Saint-Lazare, en el centro de París rumbo a su último destino, iba acompañada por dos monjas y su abogada, tenía 41 años y vestía con un abrigo largo y un amplio sombrero, Mata Hari fue llevada a un poste frente a un pelotón de fusilamiento formado por 12 soldados, se negó a vendarse los ojos y cuando se escuchó el sonido del disparo se desplomó, un oficial se acercó con un revolver y le disparó una vez en la cabeza, después de la ejecución, nadie reclamó su cuerpo por lo que entregado a la escuela de medicina de París y su cabeza se preservó en el Museo de Anatomía, posteriormente fue robada, su belleza la llevo a la soledad y recopilar secretos de los oficiales aliados a ser fusilada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.